Cuidado con el golpe de calor en perros, ahora en verano: síntomas y soluciones - Pet Travel Perú
597
post-template-default,single,single-post,postid-597,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Cuidado con el golpe de calor en perros, ahora en verano: síntomas y soluciones

Durante los meses de primavera y veranos suben tanto las temperaturas que incluso nos animamos a ir a la playa o la piscina para refrescarnos, ponemos el aire acondicionado o nos tiramos a la sombra. Cualquier opción es buena para evitar esas temperaturas sofocantes… Pero nuestro perro no tiene la misma suerte, el puede sufrir un golpe de calor en cuestión de minutos que puede incluso producirle la muerte.

No es extrañar, ellos no sudan cómo nosotros por lo que no transpiran para disminuir su temperatura, jadean y con ello regulan su temperatura pero es un proceso mucho más lento. Además están completamente cubiertos de pelo, algo que incrementa su temperatura mucho y que además impide que puedan refrescarse con la misma rapidez que los humanos.

Es muy sencillo saber cuando nuestro perro está sufriendo un golpe de calor, de la misma forma que es sencillo evitarlo. Vamos a conocer cómo prevenir este problema, cómo identificarlo y por supuesto, cómo debemos actuar (esta última parte puede salvar la vida de tu perro).

¿Qué es un golpe de calor para un perro?

Los perros tienen una temperatura corporal algo más elevada que los humanos, varia entre los treinta y ocho y los treinta y nueve grados centígrados en condiciones normales. Pero puede subir muy rápidamente si las condiciones ambientales son superiores (mayor temperatura ambiente, exposición al sol, exceso de humedad, etc….).

Cuando un perro pasa de los cuarenta grados de temperatura, puede decirse que o bien está desarrollando un estado febril o bien está sufriendo un golpe de calor. Los golpes de calor más acentuados se producen a partir de los cuarenta y uno ó cuarenta y dos grados, algo que ya puede afectar grave e irreversiblemente a los órganos internos de nuestro perro.+

Un golpe de calor es una subida repentina o progresiva de la temperatura interna de nuestro perro. Un exceso de calor que afectará a su organismo pudiendo provocarle la muerte en apenas unos cinco o seis minutos, dependiendo siempre de cada caso, obviamente.

Motivos por los que un perro puede sufrir un golpe de calor

– Dejar al perro dentro del coche cuando hace calor
– Dejar a un perro atado a su caseta cuando hace calor
– Salir a pasear con temperaturas extremas
– Dejar que tu perro se tumbe al sol cuando hace demasiado calor
– Una combinación de calor y humedad es mortal para un perro

Síntomas de que nuestro perro está sufriendo un golpe de calor

– Nuestro perro comenzará a jadear, respirar excesivamente rápido o con nerviosismo
– Nuestro perro perderá sus fuerzas, tanto que posiblemente sea incapaz incluso de moverse. Se mostrará reacio a moverse, a veces incluso puede desmayarse.
– También puede tener temblores, falta de equilibro, espasmos…..
– El color de sus encías cambiará a un estado más “oscuro” tirando a azulado, debido a la mala oxigenación por el exceso de calor.
– Dentro de lo mencionado, cabe destacar en ocasiones algo de apatía o incluso agresividad, antes de pasar al desmayo o shock que posiblemente terminará con su vida.

Qué hacer si nuestro perro sufre un golpe de calor

– Poner a nuestro perro en un lugar fresco
– Poner a su disposición agua fresca y limpia
– Humedecer a nuestro perro con agua fresca
– En casos muy extremos, podemos colocar un cubito de hielo bajo sus axilas momentáneamente, dejándolo por uno segundos y quitándolo nuevamente, así durante varios minutos.
– En casos muy extremos, también podemos bañarlo con agua fresca (no fría, sólo fresca) durante varios minutos para intentar bajar su temperatura.

Consejos para evitar que nuestro perro sufra un golpe de calor

– Dejar siempre agua limpia y fresca a disposición de nuestro perro.
– No dejarlo expuesto al sol cuando hace demasiado calor.
– Evitar viajes en coche cuando hace calor (el aire acondicionado nos refresca a nosotros, pero no a nuestro perro).
– Si vive fuera de casa, asegúrate de que tiene una buena sombra a su disposición. Aunque si las temperaturas son altas, lo mejor es meterlo dentro y que esté más fresquito.



¿Dudas o consultas? Chatea con nosotros